¡Nos vemos en septiembre!

El Baúl se va de vacaciones
Ilustración de Cristina Torrente. [Click en la imagen para ampliar]

Julio ha llegado y, como podéis ver, nuestros/as psicólogos/as favoritos ya están en la playa disfrutando de sus vacaciones. ¿Los reconocéis? ¡Dejadnos vuestros comentarios!

Nosotros, el equipo de El Baúl de la Psique, también hemos trabajado duro este año y, por ello, nos despedimos para tomarnos un merecido descanso. Pero no os preocupéis, volveremos el 1 de septiembre con mucha más Psicología para la nueva temporada.

Además, nuestras redes seguirán funcionando y estaremos, aunque descansando, trabajando en muchísimos de los planes que tenemos para mejorar nuestro contenido (¡os iremos informando!) y que terminaremos de perfilar en estos próximos dos meses.

Mientras tanto, ya sabéis que podéis mandarnos todas vuestras sugerencias, preguntas y críticas (siempre constructivas) a través de las redes (estamos en Facebook, Twitter, Instagram y Google+), nuestra sección de contacto y/o por e-mail, así como si queréis colaborar con nosotros y aportar vuestra sabiduría.

Por último, nos gustaría daros las GRACIAS por el enorme apoyo que nos habéis dado un año más. Poco a poco vamos creciendo y llegando a más personas y esto os lo debemos todo a vosotros, nuestros queridos seguidores y amantes de la Psique. Así que gracias, gracias y gracias.

¡Feliz verano (o invierno, seguidores del Hemisferio Sur) y hasta pronto!

¿Mi hijo tiene TDAH?

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos infantiles más difíciles de identificar correctamente por el entorno del niño o la niña que lo padece. Normalmente, los padres y los profesores son los primeros en darse cuenta de que algo no está yendo bien en el comportamiento del menor.

Una de las primeras señales de alarma se da en forma de mala conducta en clase o en casa, pero algunas veces esta señal se puede camuflar como una característica (negativa) del menor. Otras señales son la desatención —a veces también confundida con desobediencia—, la intranquilidad o el fracaso escolar. Las consecuencias de que este trastorno pase desapercibido pueden ser una baja autoestima, el abandono escolar o, incluso, el consumo de sustancias en la adolescencia. Otras muchas veces, nos encontramos con la situación opuesta; casos en los que el exceso de energía de los pequeños, típico de su etapa evolutiva, se diagnostica como TDAH; existiendo también, por tanto, un sobrediagnóstico.

Por otro lado, existe otro problema que es la alta comorbilidad que tiene el TDAH, lo que puede hacer sombra al verdadero problema. Esto puede ocurrir, por ejemplo, en casos de niños con altas capacidades o que padezcan un Trastorno Negativista Desafiante (TND), cuyos síntomas principales son más notorios que los del TDAH pero que no son la verdadera raíz del problema.

tdah

La mejor arma para una detección precoz del TDAH es evitar el desconocimiento de los profesores y padres acerca de los criterios para un correcto diagnóstico. Por ello, a continuación, vamos a hacer un repaso por los síntomas principales del trastorno, los cuales se podrían observar en la conducta frecuente del niño, tanto en casa como en el colegio.

Sigue leyendo »

Hodor, desde la perspectiva científica

[SPOILER ALERT: Este artículo puede contener información que desvela parte de la trama de Juego de Tronos, concretamente del episodio 5 de la sexta temporada. Si eres seguidor de la serie y sensible a los spoilers, pero tienes curiosidad por saber qué le pasa a Hodor desde el punto de vista neurocientífico, te recomendamos que leas esta entrada “en diagonal”; presta atención a la letra en negrita e intenta evitar lo demás.]

A lo largo de todo Juego de Tronos, los/as seguidores hemos pasado por una larga montaña rusa de sentimientos, especialmente gracias a (o por culpa de) las numerosísimas muertes de personajes más y menos queridos. Reyes, reinas, soldados, sirvientes, madres, hijos y hasta lobos han sufrido desenlaces tristes pero, desde luego, si hay una pérdida en esta última temporada que realmente ha hecho llorar a los espectadores, es la de nuestro querido y siempre servicial Hodor.

Hodor y Bran
Hodor transportando al pequeño Bran.

Para los que no lo conozcáis, Hodor es un entrañable personaje que acompaña y protege a lo largo de toda la serie a Bran Stark, el pequeño de la familia Stark de Invernalia. Como hemos podido conocer en esta última temporada, Hodor antes era conocido como Walder, el chico de los establos, hasta que algo ocurrió y, desde entonces, sólo era capaz de decir “Hodor”.

Pero, ¿qué le pasó a Hodor? ¿Y por qué sólo podía pronunciar esas palabras? Puede que se trate de un personaje ficticio en un mundo de fantasía, pero la Neuropsicología parece tener una respuesta científica a estas cuestiones.

Seguir leyendo

¿Por qué olvidamos?

Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.

Luis Cernuda, “Donde habite el olvido” (1932-1933).

No le falta razón a Alan Baddeley al decir que “el momento en que somos más conscientes de nuestra memoria es cuando falla”. A pesar de que los despistes forman parte de nuestro día a día y que el estudio de la memoria en general ha hecho grandes avances desde finales del siglo XIX, nuestra comprensión acerca de este fenómeno sigue siendo escaso debido a que los estudios empíricos en torno al olvido fueron abandonados hasta hace muy poco. Como han especulado varios autores, puede que este retraso se deba en gran parte a que los psicólogos insistimos demasiado tiempo en la metáfora informática; como dice Baddeley: “los ordenadores no suelen olvidar”.

Si alguien esperaba que hablásemos del hipocampo o cómo se desarrolla la memoria a nivel molecular, sentimos decepcionarlo; más allá de las bases neurales del olvido (si queréis, otro día tomamos un café y hablamos de reduccionismo; guiño y carantoña), repasaremos las teorías que más auge han tenido en las últimas décadas para explicar por qué olvidamos.

161598-050-BE0EF112

Ebbinghaus: un hombre con curvas

Sigue leyendo »